martes, 5 de octubre de 2010

No-Logo

Un capítulo me ha gustado mucho. La autora pasa por los movimientos sociales de los 60 en adelante y hace una observación:

Todos los movimientos sociales (rebeldes/inserte_nombre_preferido) en un principio creyeron estar fuera de la corriente de pensamiento común y en su contra. En pocos años la mayoría han sido comercializados. ¿Contradicción? ¡No! Aunque han creído estar en contra de la corriente de pensamiento común en realidad sólo estaban flotando a un margen. Simplemente pensaban en cosas que el resto no, no es que nadie estuviera en contra.

Reflexión: tal vez sea muy mala idea seguir una de estas corrientes. Mejor pensar y actuar independientemente y "salir del sistema" en vez de intentar mejorarlo.

1 comentario:

Arturo dijo...

y los siglos pasaran sin cambio aparente para aquellos que saben ver.